Calzadas Romanas y Vías Pecuarias


Son numerosas las calzadas romanas que recorrían los pueblos y parajes de Reino de León. La más importante es la calzada de la Plata (unía Mérida con Astorga).



El itinerario es anterior a los romanos pero éstos la pavimentan hacia el siglo II a.C., siendo la principal vía de comunicación de los territorios que recorre hasta hace poco más de un siglo. Los romanos construyeron, a lo largo de su recorrido, puentes que aún perduran, miliarios (rollos graníticos que indican las millas) y mansios (lugares para el descanso de los viajeros).

En la Edad Media se utiliza como cañada ganadera (Cañada Real de la Plata o La Vizana). La construcción del ferrocarril y la carretera y la reducción de la trashumancia ha relegado el tránsito de ganado a ocasiones testimoniales. El trazado recorre los municipios de Alija del Infantado, Cebrones del Río y Quintana del Marco. Se conservan algunos tramos originales de esta vía, del resto apenas queda nada en la actualidad (como de la que unía Astorga con León).

Las vías pecuarias y las calzadas romanas se están valorizando como recurso cultural. De las calzadas quedan pocos restos, algunas de ellas se han utilizado para la construcción de las carreteras actuales y otras fueron utilizadas como cañadas. Las vías pecuarias tienen un mayor recorrido por el territorio de Reino de León y se conservan tramos de cuatro cañadas, tres cordeles y una vereda.

El resto tiene un breve recorrido por nuestro territorio, lo que no significa que tengan una menor importancia. Son la cañada de las Roderas (La Bañeza-“Las Chanas”), la cañada Leonesa–Occidental (León-Tordesillas), la cañada de Boñar (Puente Villarente-Boñar), el cordel de las Raposeras (proximidades de San Miguel del Camino-Carrocera) y la Vereda del Arroyo del Huerga (Alija del Infantado-proximidades de Santa María del Páramo). Las vías históricas que se conservan se encuentran integradas en el paisaje e incluso han servido para proteger algunos ambientes como ocurre con los caminos de la trashumancia. La legislación actual protege las calzadas y las vías pecuarias.

De las calzadas quedan pocos restos, algunas de ellas se han utilizado para la construcción de las carreteras actuales y otras fueron utilizadas como cañadas. Las vías pecuarias tienen un mayor recorrido por el territorio de Reino de León y se conservan tramos de cuatro cañadas, tres cordeles y una vereda.

El resto tiene un breve recorrido por nuestro territorio, lo que no significa que tengan una menor importancia. Son la cañada de las Roderas (La Bañeza-“Las Chanas”), la cañada Leonesa–Occidental (León-Tordesillas), la cañada de Boñar (Puente Villarente-Boñar), el cordel de las Raposeras (proximidades de San Miguel del Camino-Carrocera) y la Vereda del Arroyo del Huerga (Alija del Infantado-proximidades de Santa María del Páramo).

Las vías históricas que se conservan se encuentran integradas en el paisaje e incluso han servido para proteger algunos ambientes como ocurre con los caminos de la trashumancia. La legislación actual protege las calzadas y las vías pecuarias.






Junta de Castilla y León Comunidad Económica Europea Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino Entidades Patrocinadoras y Colaboradoras
Reino de León Acción Local 21 Poeda Diputación de León Caja España Duero Entidades Patrocinadoras y Colaboradoras

 
Poeda
La Asociación
Ámbito de Actuación
Perfil del Contratante

Planes de Desarrollo
Proyectos de Cooperación
Programa Leader 2014-2020

Leadercal
¿Qué es Leadercal?
Medidas Subvencionables
Tramitación de Ayudas

Prodercal
¿Qué es Prodercal?
Proyectos Realizados
Territorio
Rutas
Eventos
Patrimonio
Enogastronomía
Naturaleza
Sala de Prensa
Imagen Corporativa
Guias
Folletos
Postales
Marcapáginas
Calendarios
Prensa Escrita
Fondos de Pantalla
Imágenes
Vídeos
 
 
                  Aviso Legal   |   Confidencialidad de Datos   |   Información Legal
 
 

POEDA, Páramo Órbigo Esla Desarrollo Asociado
C/ Ferrera, 12
24240 Santa María Del Páramo (León)

+34 987 351 026
+34 987 351 161

Poeda    © Copyright 2017  ·  Todos los derechos reservados